fbpx

El casco es uno de los principales elementos de seguridad que tienen los motociclistas ante cualquier golpe, en caso de caída o accidente, y se compara al cinturón de seguridad. Si bien este accesorio tiene una apariencia resistente también tiene una fecha de caducidad por eso reconocer cuándo es tiempo de reemplazarlo puede significar la diferencia entre la vida o la muerte.

EN CASO DE GOLPE

Tras un accidente o una caída de moderada intensidad, el motociclista no puede dudarlo dos veces y debe reemplazar de inmediato su casco. Una de las zonas que más se ve afectada es la calota, pues luego de un impacto puede presentar rajaduras, hundimientos o grietas que dejan al descubierto fibras internas de dicho accesorio. Recuerda que no es necesario que el golpe sea demasiado fuerte para terminar con su vida útil.

SI EXISTEN ZONAS COMPRIMIDAS

Al igual que el exterior, el interior del casco es sumamente importante en la seguridad de los motociclistas. Realiza una inspección visual y si encuentras partes deformadas o el relleno está comprimido y ya no regresa a su estado inicial por si solo, entonces es hora de cambiarlo. ¿Por qué? Con esos detalles el accesorio ya no está apto para absorber con normalidad los impacto producto de una caída o accidente.

FECHA DE VENCIMIENTO

Como todo producto, el casco también tiene fecha de caducidad pues el material con que fue fabricado tiene un tiempo determinado de vida útil. Este lapso varía de acuerdo al componente con el que está hecho dicho accesorio. Si es de policarbonato y resina puede durar hasta cinco años, pero si ha sido de manera regular se acorta a tres.

En cambio si el casco está hecho a base de fibra de carbono durará aproximadamente entre ocho a diez años. Es importante mencionar que estos tiempos quedan de lado si es que este elemento ha sufrido un golpe -como lo comentamos al inicio- pues tras una caída se debe reemplazar de inmediato.

CUIDADO DÓNDE LO GUARDAS

Si no has tenido cuidado y guardaste tu casco cerca a pintura sintética, productos de limpieza o depósitos con gasolina, entonces ve pensando en cambiarlo. Pero eso no es todo. Tampoco es recomendable dejarlo cerca al motor de la moto o del tubo de escape caliente. ¿Por qué? El poliestireno (material con que se fabrica la mayoría de estos accesorios) y otros componentes internos no soportan un excesivo calor.

 

Nota extraída de Motorbit