fbpx

Para los que tenemos como mascota a un perro nos detenemos a pensar en ellos cuando llega el momento de planear unas vacaciones: ¿Qué haremos con él?. Dejarlo en una veterinaria, en casa de amigos, familiares o, la mejor opción, llevarlo con nosotros y sea un pasajero más. Todos nos merecemos unas buenas vacaciones. Si tu opción es ésta última, te diremos cuál es la rutina ideal para viajar con tu perro.

LLEVA CONTIGO LA DOCUMENTACIÓN DEL PERRO

Si vas a viajar es importante que además de tu documentación (licencia de conducir o brevete, SOAT, etc.), también lleves contigo la cartilla de vacunación de tu mascota, por alguna emergencia que tengas que acudir al veterinario durante tus vacaciones.

No olvides llevarlo con su collar y una placa con sus datos más esenciales, en caso de pérdida será más fácil encontrarlo.

HAZ QUE SU VIAJE SEA PLACENTERO

Si para nosotros los humanos a veces es pesado un viaje en carretera de más de seis horas, imagínate para un perro acostumbrado al libre movimiento que de repente al sentirse “encerrado”.

Lo mejor es que antes de que salgan de vacaciones acudas con tu veterinario para checar que tu perro esté en buen estado de salud y así evitar problemas durante el viaje.

Los expertos señalan que el perro debe estar en ayunas un mínimo de dos horas antes del viaje; se le debe dar únicamente agua fresca y administrarle un medicamento para impedir posibles vómitos y mareos”.

Con el fin de aminorar la ansiedad, existen medicamentos naturales como valeriana o pasiflora que no causan efectos secundarios.

SÚJETALO

Por muy recta o poco sinuosa que sea la carretera, tu perro bajo ninguna circunstancia debe ir sin sujeción.

En todo momento del viaje deben ir bien asegurados para garantizar que no interfieran en la conducción o la estabilidad del vehículo.

El perro no puede viajar suelto, por ejemplo, en el asiento trasero, ya que saldría lanzado en caso de accidente y los daños podrían ser mortales, tanto para el conductor como para el animal.

USA LA TRANSPORTADORA O JAULA

Esto aplica no sólo para perros sino para otro tipo de animalitos. Llevarlos en su transportadora los hará viajar seguros. Si tu perro es pequeño, lo mejor será que coloques la transportadora en el suelo del asiento trasero o sujeto con el cinturón.

En caso de que el perro sea grande, una buena opción es llevarlo en el maletero colocando una rejilla rígida que lo separe del resto de los pasajeros.

Para perros de todos tamaños otra buena opción de sujetarlos con un arnés de uno o dos enganches en el asiento trasero del carro, uniéndolo al cinturón de seguridad.

PROTEGE TU AUTO

Muchos conductores son sumamente especiales con sus autos y uno de los puntos donde más atención ponen es en que sus vestiduras no se ensucien o dañen.

Si vas a viajar con tu perro será mejor que coloques fundas protectoras para el asiento, así como para la cajuela y todo esto es porque es muy común que el perro suelte mucho pelo o incluso babee debido al estrés del viaje o del calor (en caso de que tu destino sea la playa).

HAZ QUE ENTRE EL AIRE

Durante el viaje y si las condiciones climatológicas lo permiten, abre las ventanas durante un periodo prudente de tiempo para que se oxigene el ambiente, con todo y que tengas el aire acondicionado activado.

Eso sí, tampoco te excedas; ábrelas prudentemente esto con el objetivo de que el perro no pueda sacar la cabeza, lo cual puede causarle daños como inflamación en el oído o conjuntivitis.

HAZ UNA PARADA TÉCNICA

Si tu viaje es demasiado largo, será mejor que programes un par de escalas procurando que sea un lugar donde pueda haber sombra. Trata de hacer una detención al menos cada dos horas para que todos, incluyendo tu perro descansen y estiren el cuerpo.

Mientras haces eso trata de dejar las ventanas entreabiertas y por ningún motivo dejes a tu perro dentro del vehículo.

¿QUÉ HACER AL LLEGAR?

Por fin después de kilómetros y kilómetros de recorrido llegaste a tu destino y como tu perro se portó muy bien durante el trayecto, es momento de premiarlo con algo de su comida favorita pues se convirtió en un pasajero ejemplar.

Viajar con tu mascota requiere una gran responsabilidad. Si sigues estos consejos seguramente ambos tendrán unas vacaciones inolvidables.

¡Felices Fiestas Patrias!

 

Extraído de motorbit