fbpx

Teniendo en cuenta el estado de las pistas de nuestra ciudad después de las inclemencias del clima, tus neumáticos son los que se encuentran en contacto sobre esos caminos que solo dañan la integridad de su superficie.

Y viéndolo de esta forma, es de suma importancia el buen estado de tus llantas para un óptimo desempeño, por eso es importante tener en cuenta que hay cuatro áreas de los neumáticos que demandan más atención.

El área de contacto

Esta zona del neumático, absorbe todos los impactos de los obstáculos en el camino y soporta hasta 50 veces su propio peso, por lo que se debe considerar una constante revisión a la superficie de rodamiento, cuando menos una vez al mes, en busca de imperfecciones que puedan resultar en un estallido o la pérdida de presión del neumático.

Superficie de rodamiento

Otro punto a vigilar es la profundidad del dibujo en la llanta. Es importante cambiarlos hacia el eje trasero cuando ya presentan un desgaste significativo, porque en esa posición no cargan con las maniobras de dirección.

Esto es una medida que atenúa el problema, ya que la cara gastada sigue siendo una de las 4 de contacto de nuestro auto. Lo recomendable es cambiarlo, ya que esos surcos en las llantas ayuda entre otras cosas, al paso del agua hacia los costados de la llanta, resultando en una mejor sujeción al suelo.

La presión del neumático

Al menos una vez por semana, comprueba la presión de los neumáticos. La presión recomendada depende del modelo de la llanta y del auto. Para eso hay que fijarse en el manual del usuario del auto, en algunos casos en el interior de la puerta del tapón de gasolina o en la calcomanía en el poste B del lado del conductor, que tiene una tabla de presiones para cada caso.

El número que aparece en la cara del neumático se refiere solo a la presión máxima de inflado.

La falta de presión en un neumático aumenta el riesgo de daño al mismo, así como un exceso de presión que ronde el 20% puede reducir de forma importante la vida útil de la llanta, en tanto que la presión adecuada extiende la vida útil del neumático y se traduce en un ahorro significativo de combustible.

Balanceo y alineación

Ambas operaciones de mantenimiento ayudan a prolongar la vida de tus neumáticos provocando un desgaste uniforme que brinde un mejor rodamiento, al tiempo que elimina las vibraciones. También protege la suspensión, la transmisión y la dirección del automóvil, sin importar el tipo.

La alineación, por otra parte, ayuda a una mejor conducción, reduciendo la fricción y ayudando a un menor consumo de combustible. Es común que la alineación se salga de calibración al caer en un bache o al golpear un bordillo o banqueta, por lo que se recomienda, al igual que el caso del balanceo, su revisión cuando menos casa seis meses.

¿Cuándo se deben cambiar los neumáticos?

No se puede determinar la duración de una llanta. Varía dependiendo del modelo y de su uso cotidiano, así que lo mejor es someterlos a una revisión visual cada tres meses después del quinto año de vida, y para ello no es necesario llevarlo a un taller de servicio, lo puedes hacer tu mismo.

 

Nota extraída de Motorbit